FANDOM


La-Sociedad-Vrill



La Isla de Ronald Ronald RichterEditar

El autor del libro que cuenta esta historia, Mario Mariscotti, dio detalles sobre su entrevista personal con el científico Ronald Richter.

Qué hubo detrás del sensacional anuncio de Perón en 1951? ¿Por qué en 1947 la prensa extranjera acusó a Perón de estar fabricando la bomba atómica? ¿Quién fue y qué papel jugó realmente el «sabio» austríaco Ronald Richter?

[1]Esos fueron los interrogantes sobre los que se debatió, el pasado jueves a la noche, en la Biblioteca Sarmiento tras la exhibición de una película que muestra el “secreto atómico de Huemul”. Este encuentro, así como otros tantos organizados a lo largo de estos meses, formó parte de los festejos por el cincuentenario del Instituto Balseiro.

El autor del libro El secreto atómico de Huemul, Mario Mariscotti, fue quien presentó la película, en la que él es el relator y en la que muestra una entrevista exclusiva que en 1979 tuvo con el polémico científico Ronald Richter.

La película en cuestión fue hecha por Alberto Mata, en 1984, y cuenta desde los orígenes de la física en el país, con la creación del prestigioso Instituto de Física en La plata, en 1909 por Lucio V. González, hasta el desmantelamiento de lo que fue el proyecto atómico de Huemul, a partir de 1952.

El científico: Ronald RichterEditar

[2]Ronald Richter llegó al país en 1948 por recomendación de un hombre de confianza del Presidente Perón y desde su primera entrevista con el mandatario desplegó una admirable seducción y ello hizo que cuando llegara a Huemul tuviera poderes presidenciales para ejercer su actividad.
En 1951 un anuncio de Perón conmocionó al mundo y generó desconfianza internacional, ya que indicaba que Argentina había iniciado el desarrollo de energía atómica. Todo surgió con la instalación de los laboratorios para Richter en Huemul, una isla que eligió luego de sobrevolar todo el sur argentino. Para los trabajos fue destinado personal del Ejército, soldados, y así empezó una obra titánica que culminó en fracaso. Richter era el único responsable del proyecto, tenía acceso directo al Presidente Perón y la comisión parlamentaria que investigó sus trabajos concluyó en que lo hecho carecía de rigor y seriedad científica.

El costo del ProyectoEditar

La ambiciosa apuesta en Huemul demandó el destino de 63 millones de pesos de los años ’50 en el país. “Hoy serían unos 300 millones de dólares”, explicó el físico Mario Mariscotti, autor del libro y la película, y definió que “si se hubiera logrado lo que se anunció no sería nada, en función de los resultados”, opinó.

Mariscotti desarrolló una amplia investigación sobre lo sucedido en Huemul, isla que visitó por primera vez cuando tenía 17 años. Entre otros documentos, reunió las comunicaciones presidenciales hacia Richter, las disposiciones y órdenes de establecer los laboratorios en Huemul y también rastreó los orígenes y la vida académica del austríaco. En 1979 Mariscotti se entrevistó con Richter en la modesta vivienda que tenía en Monte Grande, en la provincia de Buenos Aires.

“Sin duda tenía una personalidad muy especial, muy atrapante y fantasiosa”, contó Mariscotti en la Biblioteca Sarmiento, el jueves. “Cuando yo lo entrevisté, hablamos sobre el proyecto y él me dijo que tenía un secreto. Yo le rebatí sus teorías de física, pero insistía en que ‘su secreto era otro’”.

“Personalmente creo que él en el fondo sabía que no tenía sustento lo que decía pero le gustaba fantasear, tenía una imaginación muy rica y se aprovechaba de la falta de conocimientos específicos sobre física que tenían funcionarios y personalidades argentinas. Afortunadamente su conducta llamó la atención y ello motivó que interviniera una Comisión del Congreso, donde se llamó a Balseiro, para informar sobre lo que ocurría en la Isla”.
La citada Comisión investigadora llegó en octubre de 1952 a la isla y a partir de allí comenzó a desmoronarse la fuerte apuesta que finalmente terminó en fracaso y mentira.

Pero, una de sus consecuencias positivas inmediatas fue el aprovechamiento de las instalaciones y los equipos para crear el Centro Atómico Bariloche y a su vez el Instituto Balseiro.

El aporte de BalseiroEditar

Bariloche > “Si Antonio Balseiro no hubiera estado en la Comisión investigadora de la Isla Huemul, quizás el proyecto hubiera continuado vaya uno a saber por cuánto tiempo”.

Así lo consideró el físico Mario Mariscotti, en su presentación de la película sobre la isla Huemul, y así se refirió a la figura del creador del prestigioso instituto que este año celebrará sus 50 años.

Las circunstancias políticas del segundo gobierno de Perón, hicieron “necesario” que el país se embarcara en un proyecto exitoso y de trascendencia internacional. Luego, tras la muerte de Eva Perón, en 1952, el asunto de Estado se desmoronó como un castillo de naipes y la Revolución Libertadora se encargó de borrar los vestigios que habían quedado en la isla sobre los laboratorios y los edificios construidos.

En los últimos años Bariloche intentó reflotar, sin éxito, la excursión histórica hacia Isla Huemul, y el tema es aún un asunto pendiente que tiene la actividad turística local.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar